Artículos, Blogs

¡Buu! Halloween se acerca cada vez más

El 31 de octubre es halloween, una fecha asociada con los muertos, las almas en pena, las brujas y los hechizos. Estas características se deben a su cercanía con el día de los muertos que celebramos en México en la noche del 1 de noviembre.

¿De dónde proviene halloween?

La Iglesia católica estableció el «Día de todos los santos» como una de sus celebraciones en honor de los difuntos, incluso las almas que ya han pasado el purgatorio y se encuentran en el reino de los cielos.

Hasta el siglo XVI, la noche previa a esa celebración, se realizaba un servicio de vísperas y de ahí el nombre del festejo de halloween. Su nombre se deriva de una frase inglesa All Hallows E´en o víspera del “Día de Todos los Santos”, por lo que las raíces de halloween no están realmente en Estados Unidos, sino en el Reino Unido.

Como en nuestra tradición, en esta fecha los muertos volvían a estar entre los vivos.

¿Cómo se convirtió en un día de miedo?

Desde el siglo XVIII ya se había vinculado halloween a un antiguo festival pagano: un ritual celta denominado Samhain que celebraba el fin de verano y la llegada de los días cortos y fríos del otoño. Ese festival duraba tres días y comenzaba el 31 de octubre, era algo así como un tributo al «Rey de los muertos».

Ese mismo día, se celebraba el “sabbath” o fiesta de brujas. En ella, las brujas y los brujos se reunían para ofrecer sacrificios a Satanás, señor de la muerte, mediante ritos, actos sexuales y muerte. En la Edad Media se quemaban gatos negros por creerlos amigos de las brujas.

En esa misma época, el papa Gregorio III cambió la fecha original del «Día de todos los santos» que en un principio se celebraba el 13 de mayo al 1 de noviembre, probablemente en un intento de cristianizar el festival pagano. Lo cierto es que esa movida unió ambas celebraciones y mezcló tradiciones paganas y cristianas.

¿Cómo llegó la celebración de halloween a Estados Unidos?

Durante la Gran Hambruna (1845-1849) en Irlanda, que en ese entonces formaba parte del Reino Unido de la Gran Bretaña, más de un millón de personas emigró a Estados Unidos.

Ya establecidos pequeñas comunidades de irlandeses católicos comenzaron a celebrar esta fecha a mediados del siglo XIX y de allí se esparció la tradición al resto del planeta. La comida era un componente importante de las celebraciones y uno de los hábitos más característicos involucraba a los niños que iban de casa en casa cantando rimas o rezando por las almas de los muertos. A cambio, obtenían pasteles que representaban la liberación de un alma del purgatorio.

Inicialmente, la versión estadounidense era muy similar a la de los británicos. Posteriormente se introdujeron los espantapájaros en las decoraciones ya que el maíz era un cultivo crucial en la agricultura estadounidense.

Imposible no recordar la clásica frase de «truco o trato» de los niños o el uso de las calabazas que se volvieron un componente importante de las celebraciones en ese país.

¿Qué pasa con el halloween moderno?

Hoy en día, halloween es el día festivo no religioso más grande de Estados Unidos: de hecho, superó al Día de San Valentín y la Semana Santa como el período pico para las ventas de chocolate en 2010. A lo largo de los años, se ha exportado a otros países, muchos de ellos en Latinoamérica.

La celebración es muy divertida pero también ha tenido sus momentos escabrosos y no solo por los disfraces. En 1964, Helen Pfeil, una estadounidense, regaló caramelos envenenados a niños que ella consideraba «demasiado viejos para el juego». Afortunadamente, no hubo víctimas, pero el episodio fue el inicio de varias leyendas urbanas que perduran hasta hoy.

Aunque ha cambiado mucho a lo largo de los siglos, Halloween sigue siendo una celebración que brinda un espacio para que adultos y niños jueguen con sus miedos y fantasías y se burlen de ellos. Permite un breve respiro de las normas sociales que inhiben el contacto entre extraños y une religión, naturaleza, muerte y romance.

Hay mucha gente que considera que no hay que festejar halloween y que mejor deberíamos celebrar nuestro tradicional “Dia de muertos”, sin embargo, es importante decir que si quisiéramos celebrar las tradiciones originales, entonces deberíamos celebrar a la muerte en 3 días distintos del año y celebrar el Miccailhuitontli, o Ueymicailhuitl, porque el “Día de todos los santos” es una tradición católica europea asegura Lizette Zaldívar, líder del Patrimonio Artístico del Tecnológico de Monterrey.

Ya tienes tu disfraz, si no entra en https://sensualitemx.com/categoria-producto/disfraces/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.