Artículos, Blogs

El incesto ¿Qué hay detrás?

Imagen de Here and now, unfortunately, ends my journey on Pixabay en Pixabay

¿Qué es el Incesto?

Las relaciones sexuales que se dan entre hermanos, padres e hijos, abuelos y descendientes, o cualquiera sea el nexo biológico o consanguíneo entre las dos personas incluso hasta los primos se considera incesto. Dicha actividad comprende desde caricias inadecuadas hasta el coito.

El incesto es una práctica rechazada social y culturalmente, en algunos países es inclusive ilegal, mientras que en otros es tolerada, pero con ciertas restricciones como la consagración del matrimonio.

Imagen de Daniel Kirsch en Pixabay

Incesto ante la civilización

A pesar de que hoy en día se considera algo inmoral y prohibido, el incesto ha existido desde nuestros antepasados.

Quienes acepten el origen de la humanidad como una sucesión de generaciones formada por la primera pareja humana, podrán encontrar ejemplos bíblicos donde se admite del incesto.

En Egipto los padres eran los que les quitaban la virginidad a las hijas; en Persia la madre se acostaba con los hijos y los Incas del Perú se casaban con sus hermanas.

Antes de la imposición del matrimonio monogámico, la humanidad pasó por estados de promiscuidad sexual donde la caracterización inicial fue un sistema de unión de grupos enteros de hombres y grupos enteros de mujeres se pertenecían recíprocamente.

Posteriormente, esta promiscuidad inicial progresó excluyendo a unos cuantos miembros de familia consanguínea del comercio sexual (madres e hijos).

Con el tiempo se convirtió en un acto repulsivo, que producía en la sociedad indignación, horror y silencio en los hogares donde se tenía conocimiento de la práctica del incesto.

Repercusiones del incesto

El incesto no solo tiene consecuencias en la sociedad, sino que también afecta el crecimiento normal de la víctima, ocasionando daños en su desarrollo emocional, sexual, físico y psicológico.

Es posible que la víctima no desarrolle problemas aparentes durante la infancia y que éstos aparezcan como nuevos problemas en la adultez.

Sumado al daño que las diferentes formas de incesto deben confrontar, el abuso sexual de menores con relaciones de parentesco padre e hijo, se ve agravado por los efectos negativos que se ocasionan directamente sobre los roles y límites al interior del grupo familiar, pues estos se tornan confusos y/o disfuncionales, para cada uno de los miembros.

El incesto se da con más frecuencia de lo que pensamos

En México, 7 de cada 10 agresiones sexuales en infantes son cometidas por conocidos, el 35% de ellas por familiares.

La mayoría de las víctimas se vuelven cómplices y guarda el secreto del delito por lo cual muchos casos no son denunciados y el periodo de la violación se prolonga durante varios años.

Los casos de violencia contra niñas, niños y adolescentes son difícilmente denunciados por diversos factores, entre los que destacan el temor al agresor, la desconfianza en las autoridades, el desconocimiento de los derechos, la poca comprensión de los hechos, el temor a la exposición familiar y pública, así como la ausencia de mecanismos disponibles y accesibles para pedir ayuda.

El efecto postraumático impide que la víctima del incesto recuerde su primera violación, por lo cual queda en la sombra, solo dentro de la familia que la padece, sin implicaciones al exterior. 

Somos el primer lugar en abuso infantil

En niñas, niños y adolescentes, es importante mencionar la violencia sexual en su contra ha ido en aumento en los últimos años en nuestro país, ocupando el primer lugar de abuso sexual infantil en el mundo de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico.

Cada año, alrededor de 4 millones de niñas y niños son víctimas de delitos que atentan contra su sexualidad.

Las cifras son aterradoras, contemplando que las denuncias por incesto son mínimas comparadas con la frecuencia real con la que se dan estos casos en las familias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.