Artículos, Blogs

¿Cuál es el futuro de las parejas?

Imagen de efes en Pixabay

Los papeles tradicionales del hombre y de la mujer en la familia han estado bien definidos desde generaciones atrás, el primero como proveedor de los recursos del hogar y autoridad principal, y el de la segunda como responsable de la casa y de los hijos. Hoy en día, hemos visto grandes cambios en las relaciones interpersonales en donde el matrimonio, la familia y la pareja han sufrido una transformación radical de la identidad de género.

Los hechos históricos, como la creación de la pastilla anticonceptiva, la inclusión de la mujer en ámbitos económicos, sociales y culturales ha provocado que los roles tradicionales se vean rebasados por las necesidades de la sociedad actual provocando que el compromiso, la monogamia y el juntos hasta la muerte modifiquen su rumbo.

La pareja tradicional tiene la ideología de que la pareja debe estar conformada por un hombre y una mujer, que la finalidad de esta es formar una familia, que además se reproduzca. Este tipo de núcleo familiar no siempre ha estado basado en el amor, también influyen los intereses familiares, sociales y económicos. Estos patrones arraigados en la mayoría de los individuos es minuciosamente cuidado por las esferas que lo engloban, entre ellas la familia, la sociedad, los sistemas religiosos y políticos.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Para la pareja tradicional las relaciones sexuales afectivas y diversas no son una opción, ya que estas ni siquiera son reconocidas, pero si criticadas y frenadas. Los roles de genero estereotipan a los sexos, donde es muy común que el hombre piense que la mujer en la relación sea la responsable de cocinar, limpiar y criar a los hijos y que la mujer espere que el hombre tenga o gane suficiente dinero y pague por todo, además de que arregle las averías en la casa y tome las decisiones importantes de la familia.

Los cambios sociales y las consecuencias en la pareja tradicional

Según el Inegi en el pasado 2020 la tasa de divorcios se incrementó 57.26% mientras que la de matrimonios disminuyó 24.68% en la última década en México, también reportó 160,107 divorcios en 2019, un índice de 18.4 separaciones por cada 10,000 habitantes superior al 11.7 que registraba en 2010 y seguro después de la pandemia estas estadísticas divergirán aún más. A raíz de los cambios socio culturales el vínculo de la pareja se ve en la necesidad de modificar su estructura para mantener la funcionalidad y cubrir las nuevas necesidades eróticas y afectivas como son las relaciones de las parejas que viven en unión libre, las parejas queer, las parejas LAT (living apart toghether), entre otras. El reconocimiento de la diversidad y el respeto es exigido por millones de personas que tienen ideales de unión de pareja diferentes a los demás.

Las necesidades de la pareja actual

Para que el vínculo de la pareja, se mantenga sano, sólido y feliz, es necesario permitir al otro ser quién es, quién necesita ser y quien sueña ser. En nuestro país es inevitable asumir roles en la pareja a veces porque necesitamos asumirlos y otras veces porque comprendemos que es necesario ejercerlos. La clave está en el diálogo permanente, en la petición al otro, en la observación de las necesidades de ambos, sin tabúes, basándose más bien en su configuración funcional, es decir, si la mujer trabaja y el hombre atiende el hogar, si los dos trabajan o si los dos son del mismo sexo, por mencionar algunos ejemplos.

 A pesar de que hoy en día en muchos países las personas tienen la autonomía de elegir a sus parejas, los factores socio-culturales influyen en la elección de la misma, esto con el fin de que se mantenga el núcleo familiar, pero en otros lugares como en Suecia optan por no tener pareja y para tener hijos las mujeres han acudido a la inseminación artificial, aunque se ha visto que la individualidad desprende otros problemas como la soledad y el aislamiento, la pregunta es ¿cuál es el destino de las parejas de nuestro país? en una época en la que ya se tiene la total libertad de divorciarse si no hay un entendimiento total pero aún no son muy bien vistas otras formas de relaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.